// 20.05.2013 - 05.06.2013 / Sala EL CUB

25 años de teatro en la UA


El Aula de Teatro de la Universidad de Alicante ya es una realidad con su propia historia. La circunstancia no sorprendería en otros ámbitos, pero en el mundo de la cultura todo parece condenado a lo efímero y la continuidad supone una excepción. Sólo la voluntad de un grupo de entusiastas, comandado por Juan Luis Mira desde 1987 y renovado cada año, junto con el apoyo de los diversos equipos rectorales, ha permitido sortear los obstáculos, las carencias y las dificultades. Tal vez porque los teatreros por amor al arte no están dispuestos a renunciar a la magia del escenario y el compañerismo de una empresa común.

El Aula ha abordado el teatro clásico y contemporáneo a lo largo de cuarenta espectáculos en valenciano y castellano. Las cifras de representaciones, tanto en la propia Universidad como en diferentes ciudades, indican una presencia que se corresponde con la voluntad de la UA de participar en la vida social y cultural. Los montajes realizados cada curso prueban una continuidad como rasgo que singulariza a las empresas con arraigo. Y el número de actores que han intervenido en los diferentes espectáculos -los repartos corales han sido frecuentes para propiciar la participación- indica una movilización del colectivo universitario a favor de la cultura teatral, donde la investigación y la diversión se compatibilizan para facilitar la participación de numerosos universitarios.

Esta combinación del conocimiento con el disfrute ha permitido poner en escena a los clásicos con aires renovados y a los contemporáneos con voluntad de preguntarles acerca del presente. El acercamiento a referencias imprescindibles de la tradición teatral (Shakespeare, Ionesco, Jarry…) se ha realizado a menudo entre canciones y sonrisas, de una manera fresca y participativa, porque el espíritu del Aula ha conectado con quienes convierten el teatro en un punto de encuentro.

Veinticinco años son muchos en el mundo de la cultura, pero también constituyen una experiencia que augura continuidad. Los títulos puestos en escena se sucederán con la voluntad de mantener las líneas trazadas en nuestras dos lenguas oficiales, se sumarán nuevos universitarios atraídos por el escenario en un clima de amistad y el resto de los compañeros se sentirá orgulloso de quienes sacrifican horas de ocio, aprenden a compartir un objetivo altruista y nos hacen partícipes de su satisfacción en cada nuevo montaje. El empeño de tantos amigos que han pasado por el Aula y la recuerdan con cariño merece una mirada retrospectiva para recapitular imágenes de las representaciones, recordar buenos momentos durante los viajes o los ensayos y tomar fuerza cuando tantos pretenden condenarnos al desánimo. Pasen y vean, porque nuestro telón nunca ha caído.

Volver