// 18.03.2021 - 02.05.2021 / Sala COOL

Poliedro pictórico

Antonio Ballesta


El Museo de la Universidad de Alicante, fiel a su compromiso de convertirse en altavoz de las manifestaciones artisticas contemporáneas, tiene el placer de acoger la exposición "Poliedro pictórico" del creador de la Vega Baja, Antonio Ballesta.

Para esta exhibición se ha seleccionado una treintena de obras, pertenecientes a cinco series, realizadas en los últimos 25 años. No se trata de una antológica, ya que la carrera artística de Ballesta está cercana al medio siglo, más bien de una aproximación, a modo de cata, que nos permite obtener una visión de conjunto de su producción artística, a medio camino entre la abstracción lírica y la abstracción geométrica.

Antonio Ballesta es un pintor contemplativo, reflexivo, metódico... todos los días del año trabaja en su taller, su espacio sagrado. Como si de un eremita se tratara, se encierra en su estudio y, siempre acompañado por la música, pinta (quizás habría que decir compone) pincelada a pincelada sus cuadros. Porque todo en sus obras está estudiado, porque nada queda a la improvisación, porque en muchas ocasiones realiza una labor sinestésica, en la que utiliza sus pinceles a modo de batuta para componer música cromática.

Si recorremos las diferentes series de la exposición: Laberinto, Música, Paisaje, La belleza de la verdad y la belleza de la mentira y Pandemia, podríamos despistarnos y pensar que nada tienen en común, pero, en verdad, todas nacen de la misma raiz, todas son autobiográficas, diría más, todas son testimonios vitales de una forma de ser y estar en el mundo. Cada cuadro es una reacción de Antonio Ballesta a aquello que le hace vibrar: la música, la poesía, la luz del paisaje, la filosofía, el amor, la amistad... y aquello que le rebela: las injusticias, la mentira, la manipulación, la corrupción, el desgobierno...

Para Ballesta el arte es una actitud de resistencia, no de resiliencia, es un modo de vida, pues para él la pintura es la herramienta más poderosa para enfrentarse al día a día. Su abstracción es una abstracción militante, de compromiso social, ético y artístico. Es un creador que toma el pulso de su tiempo, de su realidad, de aquello que observa, lee, escucha, reflexiona y siente. Todo ello se lo lleva al alambique de su taller, le añade una pizca de intuición, unos granitos de simbolismo y una buena dosis de maestría técnica para destilar uno de los mejores espirituosos de nuestra provincia. Elixir de luz y color para pasar incluso el amargo trago de esta pandemia que nos ha tocado vivir.

Volver